Clinica dental en Cartagena

Como cuidar los dientes de tu hijo en vacaciones

Cepillarse los dientes varias veces en verano es igual o más importante que durante el resto del año. Por el cambio de rutinas de esta época hacemos que los niños olviden esta práctica, por eso es importante que los padres estén atentos para que el cepillo de dientes no se vaya también de vacaciones. Este podría ser muy buen momento para reemplazar los cepillos de dientes gastados o con gérmenes. Es importante que en nuestro periodo estival también nos acompañe la pasta de dientes como el hilo dental.

Chequeo previos a nuestro verano.

La mayoría de los padres suele programar chequeos dentales a finales de Agosto, antes de que los niños comiencen en el cole, cuando realmente es mejor hacerlo antes de la época estival para evitar problemas dentales durante el verano. En caso de que su hijo lleve cualquier tipo de ortodoncia es especialmente recomendable que estos controles sean durante el verano, ya que nos evitaremos consultas express a nuestro dentista habitual.

Llene la despensa de comida saludable.

Es importante evitar que nuestros niños sufran durante el verano un ataque de ácido en los dientes, es decir que se vean sometidos a mucho desgaste por tomar alimentos ricos en PH ácido. Hay muchas opciones saludables como frutas y verduras, ya que es preferible que nuestros niños coman fresas y arándanos a galletas y helados con exceso de azúcar. Si además de esto conseguimos cambiar el agua natural por los refrescos, nuestros hijos tendrán una sonrisa fuerte y saludable.

Prevenir emergencias dentales y saber cómo reaccionar ante ellas.

Hay determinadas actividades físicas como la natación, voleibol entre otras que realizamos de manera más frecuente en verano. Aunque estas son muy divertidas, a veces pueden generar alguna que otra  lesión dental. Los padres pueden estar preparados para lo peor siguiendo algunos consejos como:

-Asegurarse que los niños siguen las “reglas de la piscina”. En muchos casos las lesiones orales de verano son causados por un accidente de piscina. Correr en zonas resbaladizas, golpear la cornisa de la piscina o zambullirse en aguas de poca profundidad son algunos de los casos que pueden resultar en un diente golpeado o astillado.

-En caso de perder el diente, lo más importante es acudir a su dentista inmediatamente. También se debe hacer lo siguiente: usar agua tibia y compresas frías para limpiar el área y disminuir la hinchazón. Para detener el sangrado se debe utilizar una gasa. Si es posible, colocar el diente perdido en la boca. En caso contrario, se debe usar agua con sal o leche tibia para mantenerlo húmedo hasta llegar al dentista.

Ir arriba