Clínica dental Cartagena. Alveolitis síntomas y tratamiento

Alveolitis: síntomas y tratamiento.

Cuando decimos que cada intervención tiene sus riesgos, no nos referimos sólo a la pieza dental o
patología bucal a tratar. Hoy te hablamos de la alveolitis, una infección producida entre las 24 y 72 horas
posterior a la extracción del diente. Por lo general sucede en la extracción de una muela del juicio
retenida.
La muela del juicio retenida es la que no ofrece visibilidad por encima de la encía, pero que sí crea
molestia (y posible infección según la gravedad) en la zona interna, en ocasiones se muestra tumbada.
Algunos estudios, como el del Hospital de la Habana y la Revista Europea de Odontoestomatología, que
informan que se produce en un 1% y 4% de las ocasiones. Por suerte, es un problema de salud bucodental
totalmente reversible y de fácil tratamiento.

Causas.

Tras la extracción de la pieza dental, se produce un coágulo de sangre en el hueco que queda tras retirar el
diente. Lejos de como suena, es positivo puesto que su función es proteger la zona. No obstante, si no se
forma o si se rompe, queda expuesto el alvéolo ante el ataque de las bacterias que se encuentran en la
boca.

Síntomas.

Por lo general, tras la infección, aparece un fuerte dolor e inflamación en la zona. También puede darse
mal aliento o un sabor raro en la boca a causa de la propia infección. Pero los síntomas se muestran
diferentes dependiendo del tipo de alveolitis.

Alveolitis Seca.

El alvéolo se encuentra vacío y abierto, por lo que no se ha creado el coágulo de sangre. El hueso queda
visible y la intensidad del dolor es elevada, de forma que acciones básicas como masticar llegan a ser
prácticamente insoportable.
Por lo general, los síntomas se muestran más tarde que la alveolitis húmeda (que te contamos a
continuación) apareciendo entre el segundo y cuarto día tras la extracción de la pieza.

Alveolitis Húmeda.

En este caso, la situación es la opuesta que en la alveolitis seca, la sangre se acumula en el alvéolo con un
tono de color muy oscuro; por el contrario, el dolor es menos acuciado.

Tratamiento.

Dependiendo del tipo de alveolitis se tratará de una forma u otra, aunque en ambas habrá medicación,
siempre indicada por el especialista. Te indicamos el tratamiento según el tipo de alveolitis que sufras.
• Alveolitis Seca: en este tipo, el tratamiento sigue los siguientes pasos:

◦ Enjuague de la cavidad: esto ayuda a la eliminación de partículas de alimentos y demás
residuos que puedan incrementar el dolor e infección.
◦ Vendaje y medicación: el especialista, nunca lo hagas por tí mismo sin indicación del dentista,
rellenará la cavidad con medicación en forma de gel o pasta, y la vendará para ayudar a que su
acción se efectúe de forma óptima. Dependiendo de la intensidad del dolor que se encuentre en
cada paciente, será necesaria un cambio o no. En caso de precisar analgésicos, serán bajo
prescripción médica.
◦ Cuidado personal: tras retirar el vendaje, según el estado en el que se encuentre la herida, el
enjuague de la cavidad es beneficioso para la cicatrización de la herida y la eliminación de los
restos, hasta que la zona no esté curada no es recomendable que pases el cepillo.
• Alveolitis Húmeda: en este caso, se limpiará con suero fisiológico la cavidad eliminando los
mircoorganismos patógenos que queden dañando el alvéolo. Se recetarán analgésicos para calmar
el dolor, y en caso de infección bacteriana, antibióticos.

Como siempre nos gusta recomendarte, ante cualquier síntoma acude al dentista, no trates la herida por tu
cuenta porque puede empeorar. En IPSUM Centro Odontológico, tratamos tu boca para que dejes de
sufrir y luzcas un sonrisa sana y saludable.

Ir arriba