Clínica Dental Cartagena

Como afecta el estrés a nuestra salud bucodental

Estamos volviendo de las vacaciones de verano y la vuelta al trabajo, los niños en el colegio y todo lo que supone volver a la normalidad, después del periodo vacacional, nos causa estrés. No sé si habrás notado en muchas ocasiones que cuando estamos en este estado solemos apretar la dentadura, esta es una de las manifestaciones más características del estado de estrés, el cual suele poner en jaque nuestra salud bucodental. Aprender a controlar el estrés es uno de los grandes retos de la sociedad en la que vivimos a toda velocidad.

La vida transcurre muy deprisa en el siglo XXI, es difícil encarar cada semana sin la idea de los compromisos y deberes que nos guardan y abrumen diariamente. El estrés pone todo patas arriba, amenazando nuestros horarios y desordenando nuestros hábitos.

Entre las diferentes manifestaciones físicas encontramos el trastorno de nuestra salud bucodental, puesto que la reducción de tiempo libre o  de relajación obliga a modificar hábitos, como pueden ser los alimenticios. Una dieta insana, así como comer entre horas, el olvido del cepillado, nos pueden acarrear enfermedades periodontales como la gingivitis y la proliferación  de las bacterias en nuestra boca.

La gingivitis en concreto es una de las enfermedades más sintomáticas de un estado de estrés, pues viene precedida de un mayor consumo de alimentos con alto contenido en azúcares fuera de horario. Algunos de los alimentos que solemos tomar son snacks entre horas, que en rara ocasión va seguido de un cepillado dental como si lo hacemos tras comidas estipuladas como el desayuno, comida o cena. Estos descuidos pueden acarrearnos inflamación de encías, que se trata de un estado avanzado de la enfermedad conduciendo a problemas, como la pérdida alveolar o la adherencia.

Sin embargo, existen muchas otras maneras en las cuales el cuerpo nos avisará si tenemos estrés a través de nuestra boca, son otras manifestaciones como:

-Xerostomía. Es el síndrome de la boca seca, el estrés suele provocar sensación constante de sequedad bucal por la pérdida de propiedades protectoras de la saliva en beneficio de las bacterias.

-Aftas. Cuando notamos la aparición de pequeñas úlceras aftosas o llagas, es un claro síntoma de que sufrimos estrés y la rigurosidad en nuestra alimentación esta viéndose afectada por ello.

-Herpes Labial. Nuestro cuerpo lo suele liberar cuando está sufriendo estrés por algún motivo.

-Bruxismo. Estar en tensión nos hace presionar la mandíbula, provocando el desgaste de los dientes y daños en los músculos que mueven los maxilares. Sentimos el dolor generado por el bruxismo especialmente al levantarnos cada mañana.

SI tienes cualquier duda con respecto a tu salud bucodental, pide tu cita en el teléfono 968 081 800 y los doctores de nuestra Clínica Dental Ipsum estarán encantados de sacar tu mejor sonrisa.

Ir arriba